9 tendencias de alimentación que se imponen en el mundo

Por Honoria Montes

Soy una aficionada a morir de la Ciencia Ficción. Durante años leí un gran número de las obras escritas entre las décadas de los 50 y 60 del Siglo XX y hoy interactúo con lo que las historias proponían en esa época: una red que conectaba al mundo entero, las videollamadas en tiempo real, los teléfonos inalámbricos, los computadores de tamaño mínimo… Sin embargo, solo en algo parecen haber fallado los autores del género (por lo menos hasta ahora y para el placer de nuestro paladar), asegurar que el ser humano, para esta época, estaría alimentándose de pastillas o comida deshidratada.

Sí, en la mayor parte de esos libros la comida jugaba un papel poco importante y las pastillas eran el manjar del futuro, pero lo cierto es que las nuevas FoodStartups (pequeñas compañías de alimentos) apuntan a que la tecnología se dirige de nuevo a lo natural, a lo sostenible y a lo sano.

Esto según un informe de Lantern, una consultora estratégica de innovación con base en España, que hace un año publicó un amplio estudio sobre las tendencias mundiales de alimentación llamado The Food Revolution y este año dedica otro de sus informes a las 12 tendencias que lideran las Food Startups, extraídas del anterior informe y ampliadas, que asegura, están cambiando la forma de cultivar, de comer, y de dónde y cómo comprar.

compreafinal
Comprea, una empresa que ofrece el servicio de ‘food shopper’ a sus clientes. Fotos: Capturas de pantalla.

Según Lantern, “actualmente, en Estados Unidos el 29 por ciento de la población postea fotos relacionadas con comida. El hashtag #foodporn genera más de 308.456.900 impresiones diarias y se contabilizan más de 23.000 blogs gastronómicos en inglés”

A eso se suma la tendencia en aumento de cocineros mediáticos y un interés cada vez mayor en lo orgánico, lo ecológico y lo sano. Así mismo, grandes empresarios, siempre a la caza de nuevos y exitosos proyectos, habían invertido hasta mediados del 2014,  1,1 mil millones de dólares en empresas relacionadas con alimentos y bebidas , según Dow Jones VentureSource. Inversiones que ya habían aumentado de forma sostenida durante los dos años anteriores a este.

Lantern concluye que en este nuevo mundo de economías colaborativas las empresas tradicionales no deberían ver un nuevo competidor en las Food Startups, sino un aliado que puede favorecer su actividad comercial a través de diversas alianzas.

Aunque el estudio contempla 12 tendencias, me limitaré en esta nota a hablar de las que nos favorecen directamente como consumidores finales.

  1. La e-conveniencia o no tener que salir de casa a mercar

Comprar alimentos y comida preparada  a través de Internet, con un computador de escritorio o un celular, se hace cada vez más popular.

En España, empresas como Ulabox, Soysuper.com y Comprea son referentes de esta tendencia que les permite a los consumidores elegir el horario de entrega de sus alimentos, contar con un histórico de compras que facilita la selección de productos y hasta saber cuánto dinero ahorró desde que usa la plataforma.

Incluso, en los casos de compañías que tienen supermercados afiliados entre los que el consumidor escoge sus productos, este puede saber cuánto ahorra con respecto a los que están por fuera del negocio.

De este servicio, se derivan otros más especializados, como la posibilidad de contar con un food shopper cercano encargado de recoger, pagar y entregar las compras que el cliente ha seleccionado antes por Internet. En este tipo de servicios se paga más o menos dinero por la rapidez en la que desea la recepción de los productos.

  1. El consumo consciente y la sostenibilidad

Los consumidores son cada vez más conscientes de que cada decisión suya en materia de alimentación tiene un impacto en mayor o menor medida sobre la sostenibilidad y el medio ambiente, y muchos de ellos apuntan al consumo responsable como una forma de ayudar a mitigar el daño. Una preocupación que han explotado los empresarios para desarrollar conceptos que contribuyan a lograrlo: Usar producto local, practicar el comercio justo, ofrecer productos orgánicos, es lo que proponen compañías como Dig Inn y Tío Gazpacho en Estados Unidos, o Luraki, en España.

La primera, con base en nueva York, ofrece menús saludables a precios muy razonables elaborados con ingredientes de temporada comprados a productores locales; Tío Gazpacho tiene una variedad de bebidas inspiradas en el clásico plato español elaboradas exclusivamente con vegetales orgánicos; parte de sus ganancias se donan a DIG, una ONG que desarrolla cultivos sostenibles en países del tercer mundo. Luraki implementó una aplicación que les permite saber a los consumidores donde hay productores locales en su entorno y los conecta, eliminando así la intermediación.

vitalistafinal
Vitalistas desarrolla un número de menús limitados, saludables y elaborados con producto fresco, para que sus clientes escojan rápidamente lo que desean.
  1. ‘Curadores’ de comida o food curators

La avalancha de oferta en materia de alimentos obliga a los consumidores a filtrar la información para quedarse realmente con los que le interesan, pero resulta que ahora existen personas que lo hacen por ellos.

Estos food curators hacen una selección limitada y personalizada de marcas y productos que facilitan la vida a los consumidores, desde la afiliación a un club de vinos para recibir mensualmente bebidas únicas, hasta un  personal shopper que se encarga semanalmente de enviar a casa del cliente recetas con sus ingredientes cortados y empacados para un desperdicio cero de alimentos. Empresas como Vitalistas y BuyFresco en España son ejemplo de ello.

exofinal
La empresa eXo comercializa barras energéticas a base de harina de grillo.

 

  1. Sostenibilidad en forma de proteínas

El aumento sin control de la humanidad y los altos costos de la crianza de animales para satisfacer la demanda de carne han hecho que las empresas encuentren una alternativa en los insectos. Si señores, de hecho ya hay varias  Food Startups estadounidenses dedicadas a la comercialización de harina de grillo y otros alimentos a base de ella. Six food, Bitty y eXo, son tres de ellas.

“Hay insectos que contienen más del doble de proteínas que la carne de vaca y consumen una cuarta parte del alimento y una décima parte de agua por unidad de peso corporal”, explica el informe de Lantern.

Sus comercializadores saben que su aceptación no es sencilla, pero ya cuentan con un público entre deportistas y gente que le apuesta a la sostenibilidad.

  1. Carnes sin necesidad de sacrificio animal

Impossible Foods y Modern Meadow. Los nombres de estas Food  Startups lo dicen todo, compañías únicas en su género dedicadas a la fabricación de carnes en laboratorios. La primera, ‘bio-imprime’ en 3D carne real en sus laboratorios. Modern Meadow comercializa con éxito un queso y una carne de hamburguesa 100 por ciento vegetal que, aseguran, deja un rastro de sangre. Los productos de ambas van dirigidos a darles la posibilidad de comer ‘carne’ a los consumidores sin tener que sacrificar animales.

modern-meadowfinal
La ‘Food Startup’ Modern Meadow imprime carne real en sus laboratorios. Foto: Internet
  1. El auge de los superalimentos

El teff etíope, la quinua y las algas se imponen como los nuevos superalimentos, debido a la constante búsqueda de bienestar y buena nutrición del consumidor actual. La empresa New Frontier Foods ha popularizado sus chips Ocean’s halo, a base de algas con un gran éxito; por su parte, Love Grain, otra compañía estadounidense, se ha especializado en un mix de teff, para elaborar productos de repostería.

  1. El hortelano urbano

El consumidor le dice cada vez con mayor fuerza NO, a los productos industriales y dañinos. De esta posición nacen los growsumers, personas que cultivan en casa sus vegetales, eliminando así la cadena de intermediación y ayudando a la sostenibilidad, además de disfrutar de alimentos limpios.

La empresa Ecohortum en España, por ejemplo, se dedica al diseño de espacios y ventas de equipos para cultivos urbanos y su producto más popular es un kit de autocultivo. InstaGreen, en Costa Rica; Architecture & Food, en Londres; y Citysens, en España, son otros buenos ejemplos de esta tendencia.

ecohortumfinal
Ecohortum diseña espacios y comercializa mesas de cultivo y kits de autocultivo para huertas caseras.
  1. La tecno cocina

Gracias al llamado Internet de las cosas y a la tecnología, los aparatos  de cocina llegarán a hablarnos en poco tiempo (literalmente). Mientras tanto, vienen cada vez con mayores avances que no solo facilitan la labor en la cocina, sino que generan estilos de vida más saludables.

Yendo un poco más allá, existen ya algunos desarrollos maravillosos en el tema, como la impresora de comida 3D llamada Foodini, fabricada y comercializada por Natural Machines, en España. Anova Culinary e IDevice ambas en Estados Unidos, tienen también maravillosos desarrollos para la cocina.

  1. Comer con desconocidos

Para mí, una de las tendencias más interesantes en materia de comida. Joyning es el término que agrupa a quienes fusionan el disfrute de la gastronomía y la unión entre desconocidos. La compañía Eat With (Estados Unidos) desarrolló una plataforma para quienes no desean cocinar ni ir a un restaurante, pero tampoco comer en casa; esta lo conecta con personas con las que pueden compartir una comida casera cerca de su entorno y vivir una experiencia única con desconocidos. Empresas como ShareYourmeal, Colunching o NewGusto ofrecen un servicio similar.

(Elaborado con información del estudio Las 12 Tendencias que Lideran las Food Startups Si desea leerlo completo, puede solicitarlo en forma gratuita a: http://www.lantern.es)

Sigue nuestro blog también en la fanpage de Facebook: SomoSibaritas.