Tuc tuc y la comida callejera moderna

Por: Honoria Montes

La entrada del Tcherassi Hotel+Spa en el centro histórico de Cartagena es imponente. A los altísimos techos de la antigua casona se unen el minimalismo y los tonos claros y naturales propios del estilo de su creadora, la diseñadora colombiana Silvia Tcherassi. Solo rompe esta unidad la explosión de color con la que uno se encuentra al mirar hacia el lado derecho de la recepción. Es un pintoresco Tuc Tuc, uno de los tradicionales mototaxis asiáticos, que da el nombre al restaurante del hotel, llamado a imponer una nueva forma de comer en la ciudad.

Además de la curiosidad que genera entre los visitantes, quienes no dudan en tomarse una foto dentro de él, el Tuc Tuc se encuentra allí porque representa la cultura popular, inspiradora del concepto de comida callejera o Street food de los platos del restaurante.

1.Tcherassi-Hotel-Rest-TUC- TUC
El Tuc Tuc es un símbolo de la cultura popular asiática. Foto: Archivo particular.

Sus creadores definen el concepto como la versión moderna del Street food y, aunque están inspirados en clásicos de 16 países del mundo, las suyas son recetas propias, con mezclas interesantes donde se unen sabores foráneos con otros colombianísimos a partir de ingredientes de mucha calidad.

Aquí uno puede empezar con una arepa de huevo con cangrejo, ají criollo y suero; seguir con una ensalada noruega de salmón ahumado con hinojo y papas, y complementar el almuerzo o cena con un bao de pato Pekín con salsa hoisin, puerro y pepino. Lo más rico de Tuc Tuc es que se pueden probar muchas cosas en una sola visita porque todas las preparaciones están hechas para compartir.

1.Tcherassi-Hotel-Rest TUC TUC-
El restaurante tiene un diseño casual muy cuidado y acorde con su ubicación en una de las calles más exclusivas del centro histórico de Cartagena. Foto: Archivo particular

Preparaciones de Colombia, Perú, India, Canadá, China, México, Noruega, Indonesia, España, Cuba, Camboya, Singapur, Malasia, Reino Unido, Jamaica y Estados Unidos fueron el punto de partida del equipo creativo encabezado por el chef Rafael Londoño, ya conocido por el éxito de proyectos anteriores, y Édgar Miranda, un joven cocinero con una interesante trayectoria, quien quedó al frente de la cocina del restaurante y me guio en la selección de mis platos.

Mi visita la inicié con un Corozazo, la versión del ‘raspao’, un clásico de la costa Caribe colombiana, que aquí se transforma en un granizado cítrico y muy aromático con el concentrado de corozo y el almíbar de albahaca que lo bañan.

mde
El Corozazo, una de las bebidas del restaurante inspirada en el clásico ‘raspao’ de la costa Caribe colombiana.  Foto: Honoria Montes

 

Continué con un par de panipuris, unos pancitos pequeños, redondos, de masa crujiente y con un hueco que se llena con una mezcla de agua, muy popular en la India. Probé el de garbanzo que llené con lulada,  y el de pesca del día, que venía con agua especiada de tamarindo y fue mi favorito.

Obviamente no podía pasar por alto los baos, el plato más popular del lugar, elegí el de cangrejo acevichado con tiras de mango verde aguacate y crema de chile. Los baos son una especie de emparedados asiáticos servidos en un pan hecho al vapor, ligero y delicioso; el relleno, con su mezcla de sabores salados, cítricos y un toque dulce, fue acertado para mi paladar costeño acostumbrado a estas combinaciones. Finalicé la degustación con el ceviche de pesca del día en crujiente de empanada colombiana y crema de rocoto.

TUC TUC. Plato
Los baos, los más solicitados del menú del restaurante Tuc Tuc. Foto: Archivo particular

Siempre dejo espacio para un postre y los de este restaurante tienen muchos ingredientes nacionales. Probé el tríptico de mousse con corozo, zapote y guayaba agria, una mixtura interesante de sabores que se inicia con el agridulce del corozo, continúa con la textura suave y dulce sabor del zapote y finaliza con el muy lleno de matices de la guayaba agria.

“Nuestro objetivo es llevar el producto al máximo para lograr que la gente se sienta en su lugar de origen, por eso todo lo hacemos en el restaurante”, explica el chef Édgar, con 11 años de experiencia iniciada a sus 17 años de la mano del chef Harry Sasson, con el que trabajó por seis años. Posteriormente, estuvo en distintos restaurantes de Uruguay, Perú y Chile y fue además jefe de partida del restaurante Astrid y Gastón, entre otros.

img_20170616_230456.jpg
Tríptico de mousse de corozo, zapote y guayaba agria, uno de los postres de Tuc Tuc. Foto: Honoria Montes.

A toda esta experiencia hay que agregar que el concepto de platos para compartir (novedoso en Cartagena), unido a su hermoso diseño y a un equilibrio entre precios y calidad de las preparaciones hacen de este una muy interesante opción para disfrutar en estas vacaciones de mitad de año y en cada visita a esta ciudad.

Calle del Curato N°. 38-99. Teléfono: 57 (5) 6517050. Email: aybtcherassi@oxootel.com Precios: Raspaos con y sin licor: entre $10.000 y $20.000. Cocteles: Entre $20.000 y $30.000. Platos: entre $14.900 y $32.900. Algunas preparaciones con langosta sobrepasan este rango de precios. Postres: entre $14.900 y $16.900.

Sigue nuestro blog también en la fanpage de Facebook : SomoSibaritas